23/9/10



Me sentía como en lo más alto de la torre.
Podía ver el mundo desde lo más alto; todas esas casas decoradas con color blanco y rojo, esos arbustos y setos que se amontonaban en pequeñas marañas de fibras verdes, podía ver personas, hablando, jugando e incluso llorando por alguna desgracia...
También me podía ver a mi y ese aspecto me preocupaba, hacia semanas que no sentía nada, era inmune al mundo real, pero no me daba cuenta que parecía una esponja, absorbía, pero en algún momento debía de reventar.

Y en ese momento decidí comenzar a bajar las escaleras de la torre. Al principio era todo rápido, solo podía sentir pequeños estallidos de alegría y también de dolor, era una sensación que me gustaba, por lo cuál comencé a coger carrerilla.

Hasta que de repente, caí al suelo y comenzó a caer por mis ojos todo ese dolor que había estado guardando, sucedió tan rápido que no me di cuenta que estaba en la entrada de la torre.

Aveces suele pasar que no sabemos lo que es la felicidad hasta que la perdemos.




(Dentro de unos meses tendré mi propia versión de esa foto, lo prometo)

12 drops:

Francesca dijo...

Es cierto, no nos damos ni cuenta cuando somos felices ...

Hermoso texto!

ave de estinfalo dijo...

tienes toda la razon, me gusto el escrito

Cuidate mucho

byE

Homo Erectus dijo...

Siempre vamos en busca de algo....
algo nuevo, algo diferente,algo mejor.... y en ese afan de busqueda se nos pasa el tiempo, y en ese tiempo perdemos familiares, amores,pasiones,amigos,nuestras ilusiones...¡Nuestra vida!
¡Pues si Tale...! ¡Tienes razón! Desgraciadamente no nos damos cuenta del valor de todo aquello que amamos hasta que lo perdemos.

Nada mas importa dijo...

Impresionantes palabras.
Y es que creo que nunca nos damos cuenta de que somos felices, y muchisimo menos lo que esta significa. Y luego, cuando ya no la tenemos, lo entendemos todo. Lástima que sea siempre a los golpes...

Que bueno que volviste!

bixitoluminoso dijo...

tu agarra fuerte a la felicidad de la solapa del cuello de tus seres queridos y aunque vengan dias malos caeras de la torre sobre un colchón de plumas...

Taleee se te echaba de menos, ven a mas a menudo por estos parajes, va??

Catastrophic dijo...

LA NIÑA ESTA SE VA A PARIS Y NO ME LLEVA!
La odio por eso :(

shara emeacé dijo...

Este es el segundo comentario que dejo.. y no sé si llega o no :S

Tienes muchisima razón con esa frase, la felicidad es algo que no solemos apreciar :)

M. dijo...

Ten cuidao que ahora parís esta revuelto por las amenazas terroristas!

Kay. dijo...

Sí, nos ha pasado eso a todo el mundo. No sabemos lo que tenemos hasta que llegamos a perderlo.

Duna Loves dijo...

también es verdad que a veces tenemos que sufrir para apreciar la felicidad :-)

Euforia dijo...

La foto es impactante :) muchas veces la felicidad llega cuando dejas de buscarla, como todo lo bueno...

Me he fijado en que te importa mucho el tema del peso... Eso no debería angustiarte, y menos siento joven. Ya te tocará preocuparte por eso. Cada uno es como es :) y estoy segurísima de que tu físico es genial! Espero haberte servido un poquito.

Un besazo, y ánimos!

Lisa dijo...

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, yo me di cuenta de esto hace algún tiempo, ahora me dedico a intentar valorar todo lo que tengo :)
Besos.

 
Template by suckmylolly.com - background image by elmer.0